Argentina Paisajes infinitos, naturaleza fulgurante.

Valles suaves y glaciares monumentales, montañas inexploradas  y mesetas multicolores, llanuras que se extienden más allá del horizonte e imponentes cascadas: esto y mucho más hacen de Argentina un país de incomparable belleza, desde la rural Tierra del Fuego hasta la Selva Misionera. Esquí, golf, termas, parques nacionales, pueblos con encanto por doquier, lagos, ríos inmensos como el mar, etnias milenarias del norte, música, tango, folklore, gastronomía exquisita, vinos finos … He aquí algunas de las innumerables razones por las que los viajeros se enamoran de este destino. Aquí varias propuestas para experiencias únicas.

Programas / Argentina

Comer y beber

La carne argentina es reconocida en todo el mundo. Se puede degustar en los numerosos y calificados restaurantes típicos, o parrilladas, acompañados de excelentes vinos de producción nacional, entre los que destacan los producidos en las regiones de Mendoza, La Rioja, Salta y San Juan. Las salsas a base de perejil (provenzal), ajo, guindilla y especias (chimichurri), o con cebolla y pimientos (la criolla), realzan el sabor de la ternera y el cordero a la brasa. Entre los platos típicos, además de las muy ricas empanadas  (rellenas de carne o vegetarianas, fritas  o al horno), cabe degustar los tamales y humitas, típicos del norte, preparados con harina de maíz y las diferentes sabrosas variaciones de sopas y guisos. de carnes y legumbres, incluido el tradicional locro. En cuanto a los postres, los argentinos tienen la costumbre de desayunar con las facturas, una especie de brioche que se puede encontrar en todas las panaderías. Imperdible los alfajores rellenos.
Para saborear solo o para acompañar pasteles y budines está el dulce de leche, una deliciosa crema de leche, azúcar y vainilla. La gastronomía de Argentina es, como muchos otros aspectos de su cultura, el resultado del encuentro de diferentes culturas. Las influencias de los inmigrantes europeos sobre todo son muy fuertes y en todo el país se pueden apreciar los sabores de las más variadas cocinas, la italiana (a menudo “adaptada”), española, armenia, japonesa, hebrea o árabe.

Sobre todo en la capital,  hay multitud de restaurantes capaces de satisfacer los paladares más curiosos, en una auténtica celebración del arte culinario: los espacios de cocina temática van desde la “new age” a la mediterránea, de la étnica a la vegetariana, del sushi a la cocina nacional (o criolla). Los exquisitos vinos   ponen en dificultades a la hora de elegir,  por lo que es recomendable dejarse guiar por expertos en el maridaje (el  vino ideal para  el menú escogido ).

Finalmente, no se puede dejar de mencionar la bebida típica del país, el mate, una infusión de las hojas secas de la planta homónima y que se bebe casi en una especie de ritual, fuera de las comidas.

Cuándo viajar / Clima

La vasta extensión y la variedad de paisajes hacen de Argentina un destino ideal en cualquier época del año.

El verano, que va desde finales de noviembre a marzo, es caluroso y húmedo en la latitud de Buenos Aires y es, debido a los largos días y las suaves temperaturas, la mejor época para visitar el sur del país que abarca toda la Patagonia.
En invierno, de junio a septiembre es recomendable viajar hacia el norte y noroeste, donde las lluvias son menos frecuentes y las temperaturas tropicales más contenidas.

Julio y agosto son ideales para esquiar en los numerosos centros invernales. El período de avistamiento de ballenas en la zona de la Península Valdés va desde junio hasta mediados de diciembre y de pingüinos de final de septiembre hasta abril.